9 consejos para dar una rueda de prensa

Dar una buena rueda de prensa es algo que todos los políticos necesitan. Cualquier problema que surja delante de las cámaras puede entorpecer una buena gestión. En comunicación política, esto es denominado “el síndrome del pozo de orquesta”.

Brevedad, la mejor aliada de la comunicación política

Cuanto más hable en una rueda de prensa, más posibilidades tendrá de meter la pata. Da igual que sea en su intervención o en el turno de preguntas de los periodistas. Siempre siga el guión establecido. Así no dará otro titular que no sea el que quiere.

Concisión. Ponga las cifras en contexto

Algún euro para algunas personas puede ser menos de 1000. Pero si los ponemos en contexto nacional, ese “algún” puede que acabe siendo una buena parte del presupuesto de la sanidad o la educación. Palabras como “algún” o “cosa”, son palabras vacías de contenido. Los ciudadanos lo saben, y los periodistas conocen que estas palabras sólo sirven para llenar más minutos en un discurso. No las utilice.

Hable de su libro. Y sólo de su libro

No deje que los periodistas guíen el asunto de su rueda de prensa. Hable de lo que usted ha preparado y de nada más. Utilice frases como “Lo que me comenta es interesante, pero bajo mi punto de vista, debemos centrarnos en…” Echará el balón fuera, pero al menos no le marcarán un gol.

Cuide su lenguaje corporal

No gesticule demasiado, ni haga ningún movimiento extraño. Los fotógrafos recogerán ese momento y no dudarán en usarlo tiempo más adelante.

Diga claramente en qué consiste su acto

Distinga entre “comunicado”, “declaración” y “rueda de prensa”. Si es un comunicado se emitirá a los medios de comunicación sin tener que convocarlos. Si se trata de una declaración, salga, léala y márchese. Pero si es una rueda de prensa, deberá aceptar las preguntas de los periodistas que hayan acudido.

Si debe aceptar preguntas, prepáreselas.

Si debe aceptar preguntas, prepáreselas. Usted sabe de qué tema va a hablar. Distinga lo importante de lo interesante. Lo importante, descríbalo en la rueda de prensa, lo interesante, cuélelo entre las respuestas de las preguntas que le hagan.

Recuerde su libro

Si le preguntan por un asunto generado por su adversario, no exponga grandes argumentaciones. Si lo hace, estará hablando de un asunto en el que su adversario tiene más que ganar que usted. Bastará con aclarar su posición, hacer una breve comparación con la posición de su adversario y recordar que la rueda de prensa, declaración o conferencia, versaba sobre otro asunto.

No pasa nada por no tener la respuesta

No pasa nada por no tener la respuesta. No se alarme ni cambie de expresión. Bastará con decir, “ahora mismo no tengo los datos, si lo desea se los haré llegar a la mayor brevedad”. Por supuesto, después dígale a su jefe de prensa que se los haga llegar.

Contrate a personal

Si no tiene jefe de prensa, contrate a uno. Su comunicación es el activo más importante que tiene. De nada vale tener un proyecto político, si no lo sabes explicar